En Aire Energía sabemos que valoras tanto el ahorro como el cuidado del medio ambiente. Por eso, hemos pensado en acercarte unos cuantos “trucos” que adelgazarán tu factura cada mes mediante la utilización eficiente de tus electrodomésticos:

Fíjate siempre en el etiquetado de calificación energética al comprar tus electrodomésticos

Antes de comprar cualquier electrodoméstico, fíjate en su etiquetado de calificación energética. Los tienes desde la clase D hasta y A+++, en modo de menor a mayor eficiencia energética. Intenta que tus electrodomésticos tengan, como mínimo, la calificación A. Muchas veces, es mejor pagar un poco más en la tienda pero ahorrar bastante más en tu factura.

Piensa que la vida útil de tus electrodoméstico es de unos cuántos años por lo que serán muchas facturas de luz las que te acompañen. Además, hoy no hay tanta diferente entre las opciones de menor eficiencia y las opciones A y, estas últimas, consumen hasta 3 veces menos que los de la calificación energética más baja.

Frigorífico y congelador: No Frost, A+++ y… cerrar siempre la puerta

Te aconsejamos que escojas frigoríficos y congeladores con prestaciones No Frost o bien, si el tuyo no lo tiene, intenta evitar que se forme hielo o escarcha. Esto obliga al electrodoméstico a trabajar más en la tarea de enfriado llegando a consumir hasta un 30% extra de electricidad.

Nunca olvides cerrar la puerta. Cada vez son más las marcas y modelos que incorporan un sistema de aviso cuando te dejas la puerta abierta. Si el tuyo no lo tiene, no debes despistarte.

Mantén la temperatura de 5º C en el frigorífico y -18º C para el congelador.

Al igual que en el resto de electrodomésticos pero en este caso con más motivo, escoge en la medida de lo posible aparatos con la máxima calificación de eficiencia energética (A+++). El frigorífico es nuestro electrodoméstico estrella. Funciona las 24 horas del día y suele pasar con nosotros muchos años. Un poco de inversión extra en él, siempre merece la pena.

Lavadora: Llena siempre la lavadora antes de ponerla a funcionar    

Siempre que pongas la lavadora intenta que esté llena. Cuidado, llena no quiere decir a rebosar porque puedes estropearla. Respeta siempre las indicaciones del fabricante respecto al peso y volumen introducido en el tambor. Realizarás un consumo eficiente y además el aparato durará más años.

Horno: No abrir la puerta mientras está en marcha

El horno es uno de los electrodomésticos más potentes de nuestro hogar. Ten en cuenta que debe alcanzar temperaturas muy altas y mantener esas temperaturas durante el tiempo que dura el cocinado. Por eso es importante que no abras las puertas mientras el horno está en marcha. Este gesto puede reducir la temperatura en torno a 25 ºC y 50ºC, debiendo recuperar rápidamente esa temperatura perdida y realizando nuevamente un consumo energético considerable.

Apaga el horno 10 minutos antes. El calor residual hará el resto del trabajo y terminará de cocinar tus alimentos. Siguiendo este consejo, ahorrarás en torno al 20 % de electricidad.

Lavavajillas: Evita las altas temperaturas, son responsables del 90% del consumo

Evita lavar a altas temperaturas. El 90 % del consumo energético del lavavajillas es consecuencia del agua caliente. Por eso, te recomendamos lavar a temperaturas más bajas o bien utilizar los programas ECO que suelen incluir estos electrodomésticos.

Evita lavar los platos a mano. Ya que tienes lavavajillas, utilízalo sin miedo. Lavar los platos a mano utilizando agua caliente consume hasta un 50 % más de energía que un lavavajillas en su potencia máxima.

Intenta llenar el lavavajillas antes de ponerlo a funcionar. Al igual que ocurre con la lavadora, tratar de aprovechar al máximo la carga permitida supone un importante ahorro. En último caso, si tuvieras que tener tu vajilla lista antes de llenar todo el espacio, utiliza los programas de media carga que suelen incorporar los fabricantes en casi todos sus modelos.

Cocina: las placas de inducción son más eficiente que las convencionales vitro

Las placas de cocina por inducción consumen hasta un 45% menos de energía que las placas convencionales de vitrocerámica.

No dudes en consultarnos o escribirnos si tienes cualquier duda acerca de la eficiencia energética en tu hogar. ¡Aprovechar al máximo nuestra energía es más fácil de lo que parece!

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies