fbpx

De manera sencilla y sin grandes esfuerzos, todos podemos implementar a nuestro día a día una serie de rutinas que, además de convertirnos en personas más sostenibles que generan un menor impacto ambiental, nos harán ahorrar mucho dinero en nuestra factura de la luz. Ya ves, en el ahorro energético son todo ventajas.

Desde Aire Energía queremos enseñarte unos cuantos “trucos” que adelgazarán tu factura cada mes:

La temperatura óptima: 21ºC en invierno, 24ºC en verano

Es importante saber que cada grado centígrado que aumentes o reduzcas en la temperatura de tu hogar o de tu empresa tiene una incidencia notable en tu factura a final de mes. Tanta, que por cada grado que subas o bajes (en función de si es calefacción o aire acondicionado) gastarás entre un 6% y un 9% más de energía. Es decir, si eres capaz de mantener la temperatura en su nivel óptimo puedes llegar a ahorrar unos 200 euros al año. Merece la pena optimizar, ¿no crees?

En verano: Baja toldos y persianas durante las horas centrales del día

En verano, con mantener la vivienda a 24ºC, parece más que suficiente. De lo contrario, tu sistema de aire acondicionado tendrá que enfriar más rápido y consumir más energía. Además de seleccionar una temperatura eficiente, no te olvides de bajar persianas y toldos durante las horas centrales del día. Conseguirás que no se dispare la temperatura interior de tu casa y reducir la sensación térmica hasta en un 80%.

En invierno: evita fugas de calor, aisla bien tus ventanas y ventila la casa no más de 15 minutos al día

Sabemos que hay gente a la que le encanta pasar el invierno en pantalón corto y camiseta dentro de casa pero desde luego no es lo más eficiente. Te recomendamos mantener la temperatura en torno a los 21ºC en invierno, más que suficiente para no congelarte  pero tampoco derrochar tu energía.

Otro factor importante de ahorro energético los meses de invierno es evitar las fugas de calor. Esos momentos en los que olvidamos cerrar una ventana, ventilamos la casa durante una hora o no disponemos del mejor  aislamiento térmico en la vivienda. Este tipo de situaciones suponen entre un 15% y un 30% de incremento en la factura de energía. Por ello, te recomendamos que inviertas en aislar bien puertas y ventanas porque estamos seguros que lo ahorrarás en consumo.

Es importante también revisar el sistema de calefacción o aire acondicionado al menos una vez cada dos años, puesto que los aparatos antiguos pueden hacer que pagues hasta un 40% en tu factura.

¿Sabías que la caldera o calentador es el segundo consumidor de energía en tu hogar?

Los calentadores o calderas que nos permiten convertir el agua fría en caliente son un gran consumidor de energía dentro del hogar. Por eso, si aplicamos estos simples consejos vamos a conseguir reducir eficientemente el consumo energético de nuestra vivienda:

Si tienes que cambiarlo o instalar uno nuevo, elige siempre los sistemas de acumulación de agua caliente (termo acumuladores), ya que con ellos puedes llegar a ahorrar hasta un 25% de electricidad.

Ducha mejor que baño. Deja el baño para ocasiones especiales. Ten en cuenta que llenar la bañera equivale al agua (y la energía para calentarla) que emplearías si te duchases cuatro veces.

Los grifos que incorporan un único caudal, tanto para recibir el agua fría como el caliente, son mucho más eficientes que los grifos de dos chorros. Piensa en ello antes de comprar el tuyo.

Si tu sistema para calentar el agua tiene termostato será muy fácil obtener la máxima eficiencia puesto que podrás regular la temperatura exacta a la que quieres que llegue el agua caliente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
× ¿Te podemos ayudar? Available from 08:00 to 20:00 Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday